China-Mercosur: negociar antes de que sea tarde


ECONOMÍA

China-Mercosur: negociar antes de que sea tarde

China quiere firmar un tratado de libre comercio con el Mercosur. Sobre las posibilidades que tiene la propuesta y sus posibles efectos, DW habló con Ana Soliz Landívar, investigadora del Instituto GIGA, de Hamburgo.
Wen Jiabao, el primer ministro chino, dijo durante una videoconferencia en Argentina con Cristina Fernández de Kirchner, la presidenta de Argentina; el presidente de Uruguay, José Mujica y la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que su país quiere firmar un tratado de libre comercio con el Mercosur. La propuesta está sobre la mesa. DW habló al respecto con Ana Soliz Landívar, economista en el Instituto GIGA de Estudios sobre América Latina, con sede en Hamburgo.
Wen Jiabao, el primer ministro chino, propuso una zona de libre comercio con el Mercosur. ¿Qué posibilidades tiene la propuesta de ser llevada a la práctica?
Dilma Rousseff (izq.) saluda a Wen Jiabao: hasta ahora, el Mercosur sólo ha firmado exitosamente un acuerdo de libre comercio con Israel.
Probablemente tomará un buen tiempo en que las negociaciones lleguen a un resultado concreto. Hay muchos factores en juego que en este momento no permiten sopesar las posibilidades reales. Solo por dar un ejemplo, hay que recordar que un miembro del Mercosur, Paraguay, no tiene relaciones diplomáticas con China. Por otra parte, el Mercosur sólo ha firmado exitosamente un acuerdo de libre comercio con Israel, el resto ha fracasado, tanto es así que las negociaciones con la Unión Europea llevan diez años. Sin embargo y pese a las incertidumbres, su solo anuncio podría ser un instrumento positivo para ambas partes. Por un lado es anunciado por el primer ministro Wen Jiabao, en un momento en que la posición de los países del Mercosur iba en una dirección contraria, la cual era aplicar aranceles de hasta un 35 % a productos chinos. Y al mismo tiempo, podría ser un mecanismo de ventaja negociadora en bloque para los países del Mercosur, como resguardo al próximo e inevitable hecho de que China tendrá el estatus de economía de mercado reconocido por la Organización Mundial del Comercio en 2016.
La propuesta fue realizada en Argentina, después de haber estado Wen Jiabao en Brasil. ¿Qué papel desempeña Brasil en la propuesta?
Claramente esto es un anuncio que ya contaba con la venia de las negociaciones bilaterales previas, tanto con Dilma Rousseff, de Brasil, como con Cristina Fernández, de Argentina y José Mujica, de Uruguay. Brasil es el primer socio comercial de China en la región y además socio estratégico de China junto con Argentina, por lo tanto, especialmente las negociaciones bilaterales previas de China con Argentina y Brasil han sido primordiales.
De llegar a ser realidad la zona de libre comercio, ¿quién se beneficiaría más, América Latina o China? Y dentro del Mercosur, ¿qué países están mejor preparados para una zona de libre comercio?
En estos momentos no es posible calcular quien se beneficiaría más de una zona de libre comercio. Ya que no existe un modelo fijo del mismo, y por lo tanto ello dependerá de las habilidades negociadoras.
China vende a América Latina productos elaborados y compra materias primas y productos básicos. ¿No perpetuaría una tratado de libre comercio aún más esa relación asimétrica, haciendo aumentar la dependencia de América Latina?
No, porque precisamente a través de las negociaciones los países del Mercosur pueden incluir ciertos mecanismos que faciliten inversiones chinas en áreas que produzcan cierto desarrollo de la industria de los países del bloque. Además, debemos recordar que en el 2016 China tendrá el estatus de economía de mercado reconocido por la Organización Mundial del Comercio, y con ello, estos países sudamericanos no podrán interponer tan fácilmente recursos antidumping contra China, como lo han venido haciendo intensamente hasta ahora Brasil y Argentina. Con esto, quiero indicar que frente a un hecho concreto que se aproxima, el mejor camino para los países del bloque del Mercosur puede ser sentarse como bloque a negociar frente a China, de esta manera genera una mayor fuerza negociadora.
Las consecuencias negativas de las importaciones chinas en América Latina están ya a la vista en las maquiladoras en América Central y el Caribe, que no pueden competir con los productos chinos. ¿No es de temer un efecto similar en el Mercosur si se llega a un tratado de libre comercio?
***Achtung: Nur zur mit Ana Soliz Landívar abgesprochenen Berichterstattung verwenden!***

Ana Soliz Landívar, GIGA-Institut, Hamburg
***
Juni 2012
Ana Soliz Landívar GIGA-Institut Hamburg NEU
En este punto es necesario aclarar que las relaciones de México y países de América Central son diferentes de las relaciones de los países de América del Sur con China. Esto, ya que los países de América del Sur tienen un comercio complementario con China, y además la balanza comercial ha dado saldos positivos a las economías sudamericanas. Son otros elementos en juego en la relación bilateral entre México y China, diferentes a una situación que podría darse en caso de que efectivamente se firmara un acuerdo de libre comercio del Mercosur con China.
Autor: Pablo Kummetz

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Credo del oficial de Marina

Quien es Nilda Garre?

EEUU y la ratificacion del Derecho del Mar